Saltar al contenido
Redssocial

¿Cuántos seguidores tiene Borja Escalona en YouTube?

El youtuber Borja Escalona ha tomado las redes de boca en boca tras el «chiste malo» en el que se negaba a pagar un paté en el bar histórico de Vigo, A Tapa do Barril. Su video de disculpa no mejoró su imagen, que para muchos era un verdugo. Finalmente, YouTube y Twitch decidieron cerrar las cuentas del creador del contenido.

La propietaria de A Tapa do Barril, Ana Terzado, ha confirmado que denunciará a Escalona. El youtuber aseguraba en su último vídeo que todo había sido una campaña de marketing pactada con el bar, cosa que Terzado niega rotundamente. “No dejaré que un personaje como este vuelva a burlarse de nosotros”, subrayó en unas declaraciones a Faro de Vigo.

Borja Escalona amenaza a una empleada porque le pide que pague su consumo

Borja Escalona nació en Sevilla y vive en Madrid desde hace unos años, abrió un canal de YouTube en 2016. en el que llegó a casi 36.000 suscriptores. El tipo de contenido que compartió se consideró controvertido hasta el punto de humillar a víctimas cuidadosamente seleccionadas.

Borja se ha ganado el rechazo desde que en 2021 decidió gastar bromas con una navaja con la que perseguía a los transeúntes.

Un sujeto le pidió que se distanciara, insistió Borja, el sujeto se defendió golpeando la máquina. El EX YouTuber insultó y persiguió al sujeto, arrojándole la máquina, que terminó golpeando la cara de una señora.

«Cualquier mierda que suba, que haga o diga va a ir como la espuma»

Sin embargo, Escalona no se rinde y ha abierto un nuevo canal, así como nuevas redes sociales sin mostrar ni pizca de arrepentimiento: «Me habéis tumbado un canal de Youtube, pero he tardado diez meses en poner un canal en 36.000 suscriptores, soy viral en este país, cualquier mierda que suba, que haga o diga va a ir como la espuma», dijo.

Además, advirtió: «Voy a volver a hacer lo que estaba haciendo, solo que peor. Ahora voy a tomar un canal cero, lo voy a romper de nuevo y voy a empezar a hacer las cosas que hice, solo que peor: ahora lo voy a multiplicar por diez”.

Esto no es una amenaza, sino una coacción

La verdad es que como en el video no se puede escuchar a Escalona amenazando al empleado del local, no podría ser juzgado por un delito de amenaza porque es no usar violencia, pero hay algo de intimidación hacia la camarera, quien está siendo presionada por temor a recibir malas críticas y perder su trabajo, tal vez eso no sería considerado una intimidación grave, por lo que podría ser juzgada por un delito menor de coacción, pero no amenaza.

La razón es que Borja juega con las palabras. En ningún momento dice que va a pedir a sus seguidores que publiquen reseñas negativas, sino al contrario “No pongan comentarios negativos en Google”, por lo que da a entender que les va a hacer sentir mal mala publicidad si le hicieron pagar la factura. .

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad